Subscribe

Archivo de Diciembre de 2006

Septiembre 2010

Mayo 2010

Diciembre 2009

Noviembre 2009

Febrero 2009

Enero 2009

Mayo 2008

Enero 2008

Diciembre 2007

Noviembre 2007

Octubre 2007

Septiembre 2007

Julio 2007

Junio 2007

Mayo 2007

Abril 2007

Febrero 2007

Enero 2007

Diciembre 2006

Noviembre 2006

Octubre 2006

Agosto 2006

Junio 2006

Mayo 2006

Abril 2006

Marzo 2006

Febrero 2006

Enero 2006

Noviembre 2005

Octubre 2005

Septiembre 2005

Agosto 2005

Julio 2005

Junio 2005

Mayo 2005

Abril 2005

Marzo 2005

Febrero 2005

Terra Preta

Hace ya algún tiempo se creía que la existencia de grandes poblaciones cedentarias de personas en la amazonía era imposible debido a que el suelo amazónico no es lo suficientemente fértil como para sostener los cultivos necesarios para alimentar a cantidades grandes de personas. Sin embargo, se descubrió un nuevo tipo de suelo, denominado “terra preta do indio”. Dicho suelo es cuatro veces más fértil que el suelo amazónico regular y es capaz de soportar un número indefinido de cosechas sin perder sus cualidades de fertilidad. La terra preta (que se observa en la foto) es de color oscuro, casi negro y se creyó en un principio que su origen era natural. No obstante, ya es ampliamente aceptado en la comunidad científica que el origen de la terra preta no es natural y que su existencia está directamente relacionada con la presencia de seres humanos. El si los seres humanos crearon la terra preta intencionalmente o simplemente debido a sus hábitos regulares es aún un misterio.


La terra preta tiene una cantidad increíble de carbono (principalmente en forma de carbón vegetal), una gran cantidad de vida microbiana y otro tipo de cosas como pedazos de arcilla y remanentes de peces y otro tipo de sustancias orgánicas.

La manera como funciona es aún difícil de entender y actualmente se realizan muchos estudios para intentar replicar este tipo de suelo. Probablemente, el carbón en la terra preta actua como adsorbente y es capaz de retener sustancias nutritivas que hacen que esta no pierda su fertilidad. Además, los microorganismos presentes en ella aumentan la fertilidad de las plantas, proporcionando simbiósis que facilitan la asimilación de nutrientes por parte de la planta. También se ha encontrado que las arcillas presentes en la terra preta (que son remanentes de utencilios de cocina) contienen altas cantidades de fosfatos, creadas en el proceso de cocción de los alimentos.

En lo personal, creo que sería una buena idea intentar diseñar un tipo de “terra preta” moderna para mis cultivos hidropónicos orgánicos. Creo que esto podría favorecer enormemente el desarrollo de mis tomates cherry y las otras especies de plantas que deseo cultivar. Desde mi punto de vista como químico, creo que esta es la mejor forma de crear una matriz parecida.

1. Pulverizar carbón vegetal
2. Mezclar dicho carbón con un fertilizante orgánico líquido y dejar por varios días hasta que la adsorción sea máxima.
3. Filtrar el carbón y mezclarlo con un fertilizante orgánico sólido para crear simbiósis con microorganismos.
4. Añadir microorganismos adicionales que se deseen en la matriz.
5. Calentar un pescado con alto contenido de grasa en agua en un recipiente con pedazos de cerámica de máximo 5mm de tamaño.
6. añadir a la matriz anterior.

Aunque personalmente, creo que para efectos industriales sería más práctica la producción para cultivo tradicional.

1. Pulverizar carbón vegetal.
2. Mezclar con carbonato de amonio en agua hasta máxima adsorción de hidrógeno carbonato de amonio.
3. Filtrar
4. Calentar pedazos de cerámica en una solución de fosfato de amonio o fosfato de potasio hasta máxima adsorción de fosfato de aluminio o hierro.
5. Mezclar de igual manera.

Creo que voy a probar el primer método que sugiero acá y de ahí veré si si resulta favorecer o no a mi cultivos hidropónicos orgánicos. Creo que estoy logrando cada vez un nivel más alto de complejidad !

Diciembre 2006
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Archivos