Categorías
Uncategorized

Un enemigo formidable


Uno de los insectos que más problemas me ha causado, ha sido este pequeño fastidio, la caterpila. Basicamente las caterpilas son la fase larvaria de especies de insectos de la familia de las mariposas y las polillas (las pueden distinguir de otros tipos de insectos por sus patas que parecen copas de succión). Su principal problema es la forma en que comen. Una caterpila puede ser capaz de deborar varias hojas en un día, o echar a perder varios frutos o flores. Pueden llegar a defoliar completamente una planta si es una especie lo suficientemente hambrienta. Vienen en una variedad practicamente infinita de colores y patrones, y además, muchas de ellas están armadas con espinas que las hacen urticantes y a veces hasta venenosas al contacto con la piel. Debido a su gran tamaño en comparación con otros insectos (de 2 a 7 centimetros), no son muy depredadas en su fase adulta. Las variedades con protecciones como las espinas que ya les mencioné son practicamente inmunes a la predación. Después de deborar una planta practicamente por completo, las caterpilas entran en su capullo y hacen una metamorfosis que las convierte en mariposas o polillas. Estas mariposas se alimentan de nectar y polen y después depositan sus huevos en las plantas. De estos huevos emergen las larvas, y el ciclo empieza otra vez. La única forma de controlarlas biológicamente es controlando los huevos de las mariposas, con animales que se los comen, como las mariquitas. Claro está, que también existen variedades de avispas que paracitizan a las caterpilas adultas, resultando esto en la muerte de la caterpila. Sin embargo, esta técnica asesina al insecto cuando ya ha hecho mucho daño, aunque es cierto, que reduce la futura población de mariposas o polillas. Así, que si tenían una imagen bonachona de las mariposas, borrenla de sus mentes, que causan muchos problemas !.