Categorías
Uncategorized

Germinación

El primer paso para cualquier cultivo y en general, el primer paso en la vida de cualquier planta que venga de una semilla, es la germinación. La germinación es basicamente la “activación” de una semilla. Pero primero que todo. ¿Que es una semilla?, Una semilla es una pequeña planta, viva. Aunque no sea aparente, todas las semillas están vivas y mantienen un ritmo de respiración mínimo. Sin embargo, existen en la semilla muchos mecanismos bioquímicos que inhiben el crecimiento, y por ende, el aumento del gasto calórico por parte de ésta. Las semillas mas fáciles de germinar, solo requieren de agua para desactivar estos mecanismos inhibidores. Algunas, como las de manzana y durazno, requieren de un invierno seguido de lluvias para germinar (este mecanismo es debido a que estas plantas son de estación y les garantiza que germinen en primavera). Pero, ¿como se puede germinar una semilla?. Existen algunas reglas generales. La primera, una semilla nunca se siembra a mayor profunidad que su diametro (sembrado en tierra). La segunda, todas las semillas necesitan agua para germinar, no obstante, no necesitan una cantidad abrumadora de agua, el nivel de humedad adecuado se puede alcanzar utilizando un atomizador sobre el sitio donde se está germinando. El método que mejor me ha funcionado ( 90-100% de la tasa de germinación en el empaque) ha sido el método de las espumas. Como pueden ver en la foto, tengo una rejilla de esas que se usan para los lavaplatos, en una bandeja de germinación y separados uniformemente, cuadros de espuma de poliuretano. Se les abre a los cuadros ranuras de 1 cm de profundidad y allí se insertan las semillas. Después, se sumerge el conjunto en agua por 24 horas y después se mantiene tapado hasta que se ven los cotiledones de las plantas. (los cotiledones son las hojas primordiales de las plantas, las que la planta ya tiene siendo semilla).