Categorías
Uncategorized

The lucky bamboo

He decidido escribir un pequeño post dedicado al cuidado de una de las plantas más resistentes en la naturaleza, el bamboo de la suerte. Esta pequeña planta resiste el abuso de miles de personas alrededor del mundo, permaneciendo casi siempre verde, alegre y (ojalá) brindando suerte a sus dueños. En cuanto conocí esta planta, me impresionó mucho su habilidad de permanecer verde en las condiciones más adversas y de no solo estar verde, sino además crecer y vivir alegremente. Esta planta se alimenta practicamente del polvo que cae en el agua en la que está. Y está más haya de mi comprensión el como una planta expuesta a concentraciones de nitratos por debajo de 0.1ppm puede sobrevivir (verde además !!). Una planta de tomate expuesta a una concentración de nitratos diez veces mayor, moriría sin duda en algunos días de, podría decirse, hambre.

¿Pero como responde el bamboo cuando se lo trata con cariño? Pues es una planta bastante agradecida. Al principio tuve un poco de miedo debido a que creía que era posible “sobrenutrir” la planta facilmente debido a sus bajos requerimientos minerales, pero sin embargo lo intenté. Utilicé un bamboo que hay en mi casa y le añadí 20mg de nitrato de calcio al agua donde reposaba. Noté con el paso de las semanas que mis adiciones periódicas de nitrato estaban nutriendo a la planta y… ¿Que es eso verde en el agua? Obviamente, las algas aprovecharon la fuente de nutrientes y empezaron a proliferar en la solución del bamboo, casi matandolo por cierto (dos hojas se pusieron amarillas !! increíble pero cierto). Sin embargo eso no me iba a detener, saqué el bamboo, limpié sus raices y añadí nitrato de calcio, esta vez manteniendo la solución limpia cambiandola cada 3 días y… El resultado fue un hermoso bamboo que añade a sus hojas un par cada mes :). Pero allí no acaba la historia.

Como las algas fueron un problema, decidí añadir un poco de peróxido de hidrógeno (3.5%) a la solución y añadir además un poco de fosfato de amonio para suplir un poco las necesidades de fosfato de la planta (que parecen no existir!!). Todas las algas que permanecían pegadas a las raices murieron y la planta ahora cuenta con un nuevo brillo y ojalá una tasa de crecimiento mucho mayor. Además, he incrementado la concentración de los nutrientes y pienso darles una solución hidropónica completa proximamente. (Voy a comprar mis propios bamboos para realizar este experimento)… Hasta puede ser un negocio lucrativo, la cría de pequeños bamboos de la suerte!.

Imagen tomada de products.proflowers.com