Categorías
Uncategorized

Muerte a las plagas


Este post va a estar dedicado a un tema muy importante en la agricultura. Los insectos. Toda persona que haya cultivado algo alguna vez, sabe que las plantas tienen tanto amigos como enemigos en la naturaleza. Y queremos que sus enemigos esten tan lejos como sea posible, ¿no?. Pues bien, hay varias formas de deshacernos de ellos sin llenar nuestros vegetales de DDT (Diclorodifeniltricloroetano Clofenotano ) u otros insecticidas sintéticos que son más bien “intromisiones” en el curso natural de las cosas. Para ello, les presento a mi amiga, la “mariquita”. Este alegre insectico, de hermosa apariencia, es uno de los depredadores de insectos más voraces (ajá, son carnivoras). Tan solo uno de ellos puede llegar a comerse una colonia entera de pulgas de plantas o alguna otra molestia, como huevos de mariposa (que se vuelven horugas y adiós cultivo) u otro insecto parecido. No son dañinos para los humanos y además añaden una excelente decoración. Pero las mariquitas solo son un ejemplo de control biológico. Se pueden introducir también avispas, o muchas otras clases de insectos que ayudan a esto mismo. Sin embargo, si lo que quieren es rociar sus plantas, aquí les tengo una alternativa 100% orgánica. Tomen la cáscara de 12 limones, hiervanlos en un litro de agua por 10 minutos, dejen enfriar, filtren y rocien (si añaden una cucharadita de jabón biodegradable mejora la efectividad). Además, huele delicioso :). El elemento activo es un químico llamado d-limonene, que se encuentra en el aceite de la cáscara del limón y la naranja, funciona diluyendo el exoesqueleto de los insectos y bloqueando su respiración. Como pueden ver, la naturaleza nos brinda todas las armas que necesitamos para luchar en contra de sus propios soldados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *